http://www.ewtn.com/devotionals /heart/heart_sp.htm






MINISTERIO CATÓLICO MISIONERO DE EVANGELIZACIÓN

​​

www.carismaticos-hispanos.com/ www.aciprensa.com/ es.aleteia.org/ www.portalmisionero.com/ www.ewtn.com/espanol/ www.ciudadredonda.org/ http://www.pildorasdefe.net/ http://jovenescatolicos.es/ http://imagenescecill.blogspot.com/ http://webcatolicodejavier.org/ http://catoliscopio.com/ http://fsjesusvive.blogspot.com/2001/01/predicadores-carismaticos.html http://www.corazones.org/ http://caminodediscipulo.blogspot.com/ http://ministeriodeformacionrm.blogspot.com/

A DONDE MANDES IREMOS . . .


LO QUE NOS PIDAS HAREMOS





sosemptysoploemptydeemptysantidad


  
                        

Se suele decir que la santificación del hombre consiste en
 
HACER LA VOLUNTAD DE DIOS 
 
que la voluntad de Dios es una especie de principio formal de la santidad,
se decía en lenguaje escolástico.
Y que,por ello, el grado de santidad de una persona se mide por
 el grado de conformidad a la voluntad de Dios.
 
Esto es certísimo. Pero ¡qué difícil es para nosotros conocer la voluntad 
de Dios y qué fácil es confundir nuestra voluntad con la de Dios
 y salir todo el tiempo "con la suya"! .Pero Dios ha salido 
a nuestro encuentro ha manifestado de una vez para siempre
 toda su voluntad en Jesús. Se puede decir que Él ha impreso 
ante nuestros ojos todo lo que tenemos que hacer : es imitarlo.
La imitación de Cristo es ahora la regla fundamental
 y la vía para hacerse santos.
 
 
Quienes persiguen la santidad  mediante la gracia de CRISTO 
 reciben la felicidad sin pedirla 
 La Voluntad de Dios es nuestra santificación
 [1 Tesalonicenses 4:3],

que nos alejemos de la fornicación, de toda lujuria y maldad, 
para que podamos honrarle como templos de su Espíritu Santo,
 tenemos que llevar la Presencia de Dios a los demás, nos tenemos 
que volver  la luz del mundo como el Señor le dijo a los Apóstoles.
  
No hay ninguna fórmula mágica secreta sobre la santidad. 
Nuestra responsabilidad es comprender lo que Dios ya ha hecho  
en Cristo y acaba de hacerlo. Cristo produce la santidad al traernos
 a una relación madura de amor con Él (Efe. 5:22-27)
 
  
 



Dijo Dios:
''Hagamos al hombre a nuestra imagen
           y semejanza''Génesis 1,26-27 :
 
 

            

 
 
                   Santo en los idiomas bíblicos, hebreo y griego quiere decir ''Separado y apartado

para Dios,consagrado y hecho para El''.
La Palabra implica tanto devoción como asimilación: devoción en el sentido de vivir

una vida al servicio de Dios;asimilación en el sentido de imitar,conformarse a, 
y parecerse al Dios que uno sirve.  
Los objetivos, la pasión, el deseo, el anhelo,la aspiración,la meta y el impulso que motivan

a una persona santa es agradar a Dios tanto por  lo que uno hace,

como por lo que evita hacer.En otras palabras,uno practica  las buenas obras

y desecha las malas.

                            La santidad es el objetivo de nuestra redención.
La Santidad es el objetivo de nuestra nueva creación. 
Nacemos de nuevo para que podamos crecer en nuestra semejanza a Cristo. 
Hoy en día ¿Qué es lo que los cristianos predicamos
y enseñamos,y el tema  acerca del cual producimos programas
  de TV y videocasetes?. La respuesta parece no ser la santidad 
si no el éxito y los sentimientos positivos;alcanzar la salud , la riqueza,la liberación

de las preocupaciones,el sexo saludable y las familias felices.La justicia,que significa

la integridad y rectitud santas,
es la coraza de la armadura de DIOS que los cristianos deben usar 
a fin de contrarrestar los  ataques del maligno .
(Efesio 6:14)
 
 
 
 

santidademptydeemptydios



LA SANTIDAD ES IMPARTIDA


 POR EL ESPIRITU SANTO
 


 
 
Solamente por medio de la ayuda divina puede el hombre llegar a ser santo.
La santificación comienza cuando uno oye el evangelio  y continúa mediante la fe,

el arrepentimiento, y el bautismo en agua en el nombre de Jesús;pero se realiza

principalmente por medio del Espíritu Santo que nos llena y mora en nosotros 

(I Pedro 1:2).


 
En esta edad, las leyes de Dios no son escritas en tablas de piedra. Sin embargo,

esto no significa que Dios no tiene ningunas leyes; porque El tenía leyes

aún en el Huerto del Edén.Lo que sí significa es que hoy Dios escoge escribir

Sus leyes  en nuestros corazones mediante la fe por el Espíritu Santo 

(Jeremías 31:33, Hebreos 10:15-17).
 Por lo tanto, todas las personas que están llenas del Espíritu Santo y que permiten

que el Espíritu les guíe tienen las leyes de Dios escritas en sus corazones.  



 
Esto significa que podemos ser guiados por una conciencia,y por las impresiones

y convicciones del Espíritu Santo.Tenemos una base fundamental de la santidad
morando en nosotros.


 
La santidad es la obra del Espíritu Santo cuando Él toma la obra terminada

de Jesucristo y lo aplica  a nuestras vidas.Esto e un trabajo progresivo que comenzó 
cuando hemos nacido de nuevo y somos hechos nuevas criaturas en Cristo 

(2Corintios ,5:17).


 

 







LA SANTIDAD ES MANTENIDA POR EL AMOR


QUE UNO LE TIENE A DIOS

 

     
Por esta razón las Escrituras enseñan,
 
 “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo”
 (I Juan 2:15). 
Podemos vivir una vida santa solamente por medio de amar a Dios,y no al mundo,

que está bajo el dominio de Satanás. 
La ley o el temor puede obligarnos a evitar el pecado hasta cierto punto,

pero solamente el amor creará un deseo  en nosotros de evitar todo lo que

no es como Dios y todo lo que no  es propicio a Su presencia en nuestras vidas.

Cuando alguien realmente ama a otra persona, trata de agradarle a aquella persona 
sin considerar su propia conveniencia  y preferencia personal. 
Asimismo, cuando amamos a Dios, nuestro Padre  y Salvador, 

queremos obedecer a Su Palabra. 
 
Cuando leemos Sus cartas a nosotros, queremos vivir según ellas porque Le amamos.

Su Espíritu en nosotros nos ayuda a ser obedientes.
El nos ayuda a ser alegres en nuestra obediencia, aunque la carne no quiere ser obediente. 

Como Jesús dijo,
 
 “El que me ama, mi palabra guardará”   
(Juan 14:23. 

Véase también
 Juan 14:15, 
I Juan 2:3). 

Por otra parte,
“Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él”
 (I Juan 2:15).
  
 





 


 
 



La santidad es un mandamiento que debe ser obedecido a diario

en la vida de cada cristiano. 
“Sed santos, porque yo soy santo”  
 (I Pedro 1: 16). 
 
Puesto que Dios ha mandado que seamos santos,sabemos que El nos dará

la capacidad de hacerlo;porque El no requerirá algo que no seríamos capaces
de cumplir. El Espíritu Santo nos da la santidad y la justicia. 

“Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados,

ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu

de nuestro Dios”  (I Corintios 6:11). 
 
Debemos seguir viviendo una vida santa a fin de permanecer sin mancha ni arruga 

(Efesios 5:27).
Si conseguimos una arruga o una mancha, debe ser limpiada  inmediatamente

por la sangre de Jesús mediante nuestro arrepentimiento  (I Juan 2:1).
El Espíritu Santo nos da la capacidad de vivir una vida santa. 
Por lo tanto, es nuestra responsabilidad permitir que el Espíritu Santo reine

en nuestras vidas, y que guarde la naturaleza vieja muerta al pecado y al mundo.
 
 ¡Somos justificados  (hecho justos en los ojos de Dios)!  ¡Podemos vivir una vida santa! Sigamos adelante hacia  la perfección. No debemos  meramente recibir
la experiencia del nuevo nacimiento y descansar sobre aquel fundamento básico,

sino debemos crecer y edificarnos. Debemos estar  llenos completamente
del Espíritu  y estar limpios de cada mancha.
 
 
¡Avancémos a la perfección!  













Es posible para el cristiano vivir una vida de santidad por el poder de Dios. 
Todo lo que Dios pide es que   nos hagamos disponibles para Cristo,
y le permitamos que Él viva Su vida  en y  a través de nosotros momento
 a momento.El trabajo es una maravillosa oportunidad para glorificar 
al Señor  si lo convertimos en oración, si lo ofrecemos a Dios, 
si lo hacemos en  Su Santo Nombre,
si lo hacemos con El. Incluyamos a Jesús siempre
en nuestras vidas,en nuestro trabajo,en toda cosa que hagamos,
El estará con nosotros en Espíritu bendiciéndonos por haberle pedido 
que sea nuestro compañero
 [Mateo 28:20]. 




Cuando trabajamos nos estamos sirviendo los unos a los otros,
y si mezclamos nuestro trabajo con Amor, entonces lo mezclaremos 
con Dios  por que El es Amor y así se santificará. Tenemos que aceptar
con seguridad que recibiremos nuestro salario al final del día
 porque cuando trabajamos para Dios 
 trabajaremos para el mejor patrón del universo
 
[Mateo 10:42].

















vidaemptysanta
enemptyqueemptyconsisteemptylaemptysantidad






ALGUNOS PRINCIPIOS BASICOS DE


 LA SANTIDAD
  
  
La Biblia nos enseña los elementos esenciales  de la verdadera santidad.
 
 “No os conforméis a este siglo”
 (Romanos 12:2).
 
 “Absteneos de toda especie de mal”
(I Tesalonicenses 5:22). 
 
“Todo aquel que lucha, de todo se abstiene”
 (I Corintios 9:25).  

Estas tres escrituras describen la esencia de la santidad práctica.
El propósito fundamental de cualquier norma específica de la santidad es ayudarnos

a vivir por aquellos principios básicos. En primer lugar, no debemos actuar

como el mundo pecaminoso ni tener la apariencia de ello. Aún debemos evitar

aquellas cosas que tienen una sugerencia de una semejanza a la maldad.


 La pregunta no debería ser, “¿Hasta qué punto podemos

tener la aparencia del mundo y siempre estar bien?” o “¿Qué es lo menos

que podemos hacer y siempre agradar a Dios?”  Más bien, deberíamos preguntarnos :
 “¿Qué podemos hacer para acercarnos lo más posible a Dios?
  ¿Cómo podemos vivir para que no haya ninguna duda que estamos identificados

con Jesucristo?” 
 
Además, debemos ser templados en todas las cosas. Esto significa que deberíamos

ejercer siempre una restricción sobre nosotros mismos y el dominio propio.
 Nuestra carne siempre debe estar sujeta al Espíritu.La templanza también significa

que todo debe hacerse con moderación y no a extremos o con exceso. No debemos ir 
a un extremo de tolerancia, compromiso,y mundanalidad,ni al otro extremo

de justicia propia, hipocresía, y ostentación.  Los principios de no conformidad

al mundo y la templanza en todas las cosas  son las claves para comprender cada área

de la santidad . 




  

esemptyposibleemptylaemptysantidad
queemptyesemptylaemptysantidad

​​



































ENLACES



         

       NOVIEMBRE


MES DEDICADO A

 LAS ALMAS DEL

​PURGATORIO











LEMA DEL AÑO:

''CON LA EUCARISTIA FUENTE DE COMUNION,

IMPULSAMOS LA MISION''


VALOR DEL MES:

COMUNION, FAMILIA

​Y VOCACION


LEMA DEL MES:

'Llamó a los que quiso

 (Marcos 3, 14).